A lo largo de la historia, la ciencia ha tenido un papel clave en la creación de soluciones para el desarrollo de la humanidad. Grandes científicas y científicos han brindado lucidez, inteligencia y determinación, para descubrimientos como la penicilina, la anestesia, los rayos x o las vacunas; que han sido considerados como grandes hitos de la ciencia, y que han permitido a las personas vivir en un mundo más seguro, cómodo y pleno.

Este año también nos ha dejado claro la importancia que tiene la ciencia en nuestras vidas diarias, para afrontar los desafíos que más preocupan al mundo. La pandemia por COVID-19 ha dejado patente la fragilidad de nuestra especie y la necesidad de reivindicar a la ciencia como una disciplina capaz de brindar seguridad y tranquilidad a una sociedad que se ha visto impactada de una manera sin precedentes.

En este sentido, la ciencia debe ser un elemento de impacto social positivo. De acuerdo con la UNESCO, “La ciencia debe responder a las necesidades de la sociedad y a los desafíos mundiales (…) Los gobiernos nacionales necesitan comprender los aspectos científicos de grandes desafíos mundiales como es el cambio climático, la salud de los océanos, la pérdida de biodiversidad y la seguridad del agua dulce”.

La cita anterior pone en evidencia dos temas fundamentales: el papel preponderante que tiene la ciencia para dar solución a las mayores problemáticas mundiales, y la necesidad de crear sinergias público-privadas que permitan la consecución de soluciones.

Si bien, los gobiernos son la organización más responsable en liderar el camino, surgen otros socios viables como las empresas, las ONGs y ciudadanos individuales, entre otros, para ayudar a abordar desafíos globales.

Aunque, el desarrollo de la vacuna contra esta emergencia sanitaria es la prioridad número uno, también es importante mencionar que existen otros elementos que deben ser atendidos por la ciencia como es el caso de la erradicación de la pobreza, la transición energética o el cambio climático.

“Estamos en medio de la sexta extinción masiva de la Tierra, una tan profunda y de gran alcance como la que acabó con los dinosaurios”.

David Attenborough

Ante este panorama, la revista Oxford Scientist, ha mencionado en diferentes ocasiones que “La ciencia está demostrando que se necesita urgentemente de una acción concentrada para combatir los efectos –potencialmente devastadores– del cambio climático”; así como también ha declarado que se debe hacer un esfuerzo persistente en la política climática para evitar una catástrofe en las próximas décadas, y que la única forma de hacerlo es que la voz de la ciencia se escuche, fuerte y clara, en todos los corredores del gobierno y el poder.

SOSI 2020: Índice del Estado de la Ciencia

Este sentir de angustia y preocupación es algo que los ciudadanos del común perciben; y esto quedó comprobado en los hallazgos de la tercera edición de SOSI (State of Science Index) en español “Índice del Estado de la Ciencia”. Un estudio de investigación independiente, encargado por 3M, para rastrear las percepciones y actitudes de la gente hacia la ciencia. Debido a los recientes eventos globales, se publicaron dos oleadas de datos:

1. Una encuesta global típica, pre-pandemia, en agosto-octubre de 2019

2. Una encuesta pulso realizada en julio-agosto, aproximadamente seis meses después de la pandemia mundial. Esta última encuesta de SOSI se realizó en once países.

¿Qué problemas debería resolver la ciencia?

Respecto a la capacidad que tiene la ciencia para resolver los desafíos globales, dos problemáticas sociales han sido consideradas por este estudio como las más importantes a resolver: la atención médica y el medio ambiente.

Bajo el contexto que estamos viviendo como sociedad a nivel global, no es sorprendente que las soluciones para el cuidado a la salud sigan siendo una de las principales preocupaciones para este año.

80%

de los encuestados comentó que la búsqueda de una cura para COVID-19 (o virus emergentes futuros) sea la prioridad número uno.

62%

de los encuestados desea que la ciencia encuentre la cura para otras enfermedades como el cáncer y las enfermedades cardíacas.

Fuera de la atención médica, abogar por la igualdad racial en la sociedad y/o garantizar que las minorías subrepresentadas tengan acceso a la educación STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) es ahora considerado como la principal problemática –no relacionada con la salud– con un 55%; en tanto que los problemas relacionados como el cambio climático han pasado a ocupar la segunda posición con un 51%.

Por otra parte, el 68% de los encuestados menciona que las consecuencias negativas que tendría un mundo en donde no se valora la ciencia son los riesgos y problemas de salud, seguido por los problemas de impacto ambiental con un 67%.

Las percepciones reveladas antes de que llegara la pandemia proporcionaron pistas importantes sobre las prioridades que la gente desea que las empresas aborden en términos de sustentabilidad. Estas incluyen: el uso de materiales reciclados y renovables en el desarrollo de productos; el uso de energía renovable en plantas e instalaciones, la reducción en el uso de plásticos en productos, así como la reducción de residuos.

Conclusiones

En resumen, estos resultados nos señalan una cosa muy clara: la ciencia importa para las personas y esta importancia esta relacionada con su capacidad para resolver cuestiones sanitarias y medioambientales, entre otros problemas. Además, parece que la pandemia mundial no ha relegado la importancia que tienen los problemas ambientales, incluso cuando entran en juego nuevas prioridades.

Comprender el poder de la ciencia, no solo puede significar que este segmento reciba más apoyos por parte de gobiernos y entidades privadas, sino que las futuras generaciones tengan un mayor interés por las disciplinas STEM y la vida dedicada a la ciencia e investigación.

Fuentes:

  1. https://www.3m.com/3M/en_US/state-of-science-index-survey/interactive-3m-state-of-science-survey/

Suscríbete a nuestro Newsletter

Sé parte de la comunidad 3M y descubre cómo la curiosidad nos lleva a mejorar la vida de las personas. Recibe cada mes información relevante sobre ciencia, innovación y sustentabilidad.