Ya no es novedad que estamos cada vez más cerca de puntos de inflexión ecológicos y sociales. Acciones urgentes que nos guíen camino a la sustentabilidad son una prioridad a nivel mundial. En este sentido, la transición a la Economía Circular (CE) se presenta como una posible solución que va ganando más adeptos.

¿Qué es la Economía Circular?

Como mencionamos anteriormente en “Economía Circular: un nuevo modelo de sociedad colaborativa”, la Economía Circular es un modelo que busca nuevas formas de recuperar, reutilizar y reciclar productos. Básicamente, la Economía Circular es un intento por dejar atrás los modelos económicos lineales de “toma, fabrica y desecha”, para adoptar nuevos modelos de fabricación que prioricen la reutilización y el reciclaje de los recursos, en cada una de las fases de la cadena de valor.

Sin duda, este concepto va mucho más allá de reducir, reutilizar y reciclar materiales, ya que pretende conectar unos procesos con otros, alargar la vida útil de los productos y respetar los tiempos de regeneración natural de los recursos.

3 Principios básicos de la Economía Circular

A pesar de que la Economía Circular ha cobrado impulso en la última década, principalmente a través del enfoque de profesionales como la Fundación Ellen MacArthur, el concepto de Economía Circular se planteó, por primera vez, por los británicos David W. Pearce y R. Kerry Turner, en 1989, con el trabajo “Economics of Natural Resources and the Environment”. En este libro, estos dos economistas ambientales indican que este nuevo modelo busca crear un sistema armónico entre el medio ambiente y la economía, haciendo que esta última se convierta en parte del ecosistema medioambiental.

Diagrama de mariposa de la economia circular de Ellen MacArthur Foundation
Da clic sobre la imagen para ampliar.

En otras palabras, Pearce y Turner abogan por cerrar el círculo en la cadena producción-consumo-reciclaje de residuos, utilizando de nuevo esos materiales fruto del reciclaje. De hecho, la Economía Circular busca reconstruir el capital financiero, manufacturado, humano, social o natural. Esto garantiza flujos mejorados de bienes y servicios. En un diagrama de este sistema se presenta un flujo continuado de materiales técnicos y biológicos, mediante el ‘círculo de valor’. Ya que, en la Economía Circular, se diferencia entre dos tipos de componentes: los nutrientes biológicos que vuelven a la biosfera de forma segura enriqueciendo la tierra; y los nutrientes técnicos que se pueden volver a reutilizar en los procesos productivos.

Los principios básicos de la Economía Circular son:

3m economia circular

Preservar y fortalecer el capital natural.

Es imprescindible asumir que los recursos del planeta son limitados y apostar, por lo tanto, por los recursos renovables y por la protección y regeneración de los espacios naturales.

3m economia circular

Optimizar el rendimiento de los recursos.

Desde la fase de idea o concepto, se deben diseñar productos para que sus componentes puedan ser reutilizados, reparados y reciclados, de modo que se mantengan circulando en la economía el mayor tiempo posible. De esta forma, se reducirán enormemente nuestros residuos y su efecto contaminante.

3m economia circular

Impulsar la efectividad de los sistemas de producción y uso.

Es primordial reducir la contaminación que generan los sistemas de producción, para tratar de frenar y revertir, entre otros, los efectos del cambio climático.  La Economía Circular se fundamenta en ciclos biológicos y ciclos técnicos, que se interconectan para recuperar o regenerar los recursos naturales que se han consumido en una etapa precedente. El objetivo es también mejorar la efectividad en el uso de los mismos, para minimizar los impactos negativos en las personas y el medio ambiente.

¿Qué opinan los consumidores del futuro?

Sobre todo en la última década, la humanidad se ha vuelto más consciente del impacto ambiental y social provocado por los modelos de economía lineal. Con el aumento del conocimiento y la transparencia, las decisiones de compra están cada vez más influenciados por qué tan sustentables son las marcas y productos: de qué está hecho el empaque, qué tipo de materiales e ingredientes contiene, cuál es el impacto social de su cadena de producción, cómo tratan sus desechos, etc.

Según la Encuesta de Accenture 2019 Consumer Pulse, el 72% de los consumidores compraron productos más ecológicos en los últimos 5 años, y el 81% espera seguir progresando en el consumo sostenible en los próximos 5 años.

Además, los datos de Google Trends respaldan esta tendencia, revelando que a partir de 2015 hasta 2020, las búsquedas de keywords como “zero waste” crecieron un 67%, con un pico en 2020, antes de que los consumidores cambiaran el enfoque ante la pandemia.

Esto demuestra que las preferencias se van inclinando cada vez más hacia el consumo sostenible y las marcas alineadas a estos valores. El 53% de estos consumidores (de 18 a 39 años), en comparación con el 46% (40 años y más), creen que las empresas que proporcionan credenciales ecológicas, minimizan el daño al medio ambiente e invierten en sustentabilidad son más relevantes.

A pesar de que los millennials y la generación Z todavía no representan el mayor poder adquisitivo, en unos años serán los consumidores del futuro. Y, en resumen, este tipo de datos llevan a una conclusión indiscutible: las prácticas comerciales que dañen al planeta o las comunidades no serán toleradas por las generaciones del futuro.

Responsabilidad compartida

Si bien es de vital importancia apoyar la sustentabilidad de la vida en el planeta mejorando los ciclos de producción y la gestión del final de la vida útil de los productos, si no abordamos también el problema cada vez mayor y creciente del consumo excesivo, todo el modelo de la Economía Circular podría no tener sentido. Una mejor educación y mayor sabiduría sobre qué consumimos y por qué puede ayudarnos a trazar el camino hacia un desarrollo más sostenible.

Fuentes:

  1. https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2352550921000567#sec0003
  2. https://ellenmacarthurfoundation.org/
  3. The Circular Solution, Accenture